ESTATUTO TRIBUTARIO > LIBRO SEGUNDO > TÍTULO III > Capítulo I — Ingresos laborales > Reformado. L. 788/2002, art. 84. Disminución de la base de retención por pagos a terceros por concepto de alimentación.—
Regresar
Ir a Menú
Anterior           Siguiente
 

ART.387-1. | Reformado. L. 788/2002, art. 84. Disminución de la base de retención por pagos a terceros por concepto de alimentación.— [&7380]

Los pagos que efectúen los patronos a favor de terceras personas, por concepto de la alimentación del trabajador o su familia, o por concepto del suministro de alimentación para éstos en restaurantes propios o de terceros, al igual que los pagos por concepto de la compra de vales o tiquetes para la adquisición de alimentos del trabajador o su familia, son deducibles para el empleador y no constituyen ingreso para el trabajador, sino para el tercero que suministra los alimentos o presta el servicio de restaurante, sometido a la retención en la fuente que le corresponda en cabeza de éstos últimos, siempre que el salario del trabajador beneficiado no exceda de quince (15) salarios mínimos mensuales legales vigentes ( Hoy 310 UVT). Lo anterior sin menoscabo de lo dispuesto en materia salarial por el Código Sustantivo de Trabajo.

 

Cuando los pagos en el mes en beneficio del trabajador o de su familia, de que trata el inciso anterior, excedan la suma de dos (2) salarios mínimos mensuales vigentes (Hoy 41 UVT), el exceso constituye ingreso tributario del trabajador, sometido a retención en la fuente por ingresos laborales. Lo dispuesto en este inciso no aplica para los gastos de representación de las empresas, los cuales son deducibles para estas.


 

Para los efectos previstos en este artículo, se entiende por familia del trabajador, el cónyuge o compañero (a) permanente, los hijos y los padres del trabajador. (&18728)


:: CONCORDANCIAS

Ocultar Todas | Ver Todas


COMENTARIO.—  

1. El art. 84 de la L. 788/2002,  rige  a partir del 2003.

 

2. La modificación que ordena dicho artículo al texto del artículo 387-1 del Estatuto Tributario consiste en limitar el beneficio al trabajador cuyo salario exceda de 15 salarios mínimos mensuales vigentes. Este límite toma como referencia el salario y no el total de ingresos del trabajador laborales o no, como si lo consagran otras disposiciones, como por ejemplo, el numeral 10 del artículo 206 del Estatuto Tributario.


[&7381]
D.R. 4713/2005. 

ART. 4°.— Los pagos que efectúen los patronos a favor de terceras personas por concepto de alimentación del trabajador o su familia, o por concepto de suministro de alimentación para éstos, en restaurantes propios o de terceros, al igual que los pagos por concepto de la  compra de vales o tiquetes para la adquisición de alimentos del trabajador o su familia, son deducibles para el empleador  y no constituyen ingreso para el trabajador, sino para el tercero que suministra los alimentos o presta el servicio de restaurante, sometidos a la retención en la fuente que le corresponda en cabeza de estos últimos, siempre que el salario del trabajador beneficiado no exceda  de quince (15) salarios mínimos mensuales legales vigentes (hoy 310 UVT). Lo anterior  sin menoscabo de lo dispuesto en materia salarial por el Código Sustantivo de Trabajo.

 

Cuando los pagos en el mes en beneficio del trabajador o de su familia, de que trata el inciso anterior, excedan la suma de dos (2) salarios mínimos mensuales vigentes (hoy 41 UVT), el exceso constituye ingreso tributario  del trabajador, sometido a retención en la fuente por ingresos laborales. Lo dispuesto en este artículo no aplica para los gastos de representación de las empresas, los cuales son deducibles para estas.

 

Para los efectos previstos en este artículo, se entiende por familia del trabajador, el cónyuge o compañero (a) permanente, los hijos  y los padres del trabajador. (&18728 )


[&7382]
D.R. 1345/1999. 

ART. 1º. Pagos por concepto de alimentación.— Para que procedan los beneficios previstos en el artículo 387-1 del estatuto tributario, los pagos que efectúen los patronos por concepto de alimentación, deberán corresponder exclusivamente a:

 

1. El pago de los costos en que incurra el empleador, para adquirir de terceros los alimentos y demás insumos necesarios para su preparación, que conduzcan a suministrar la alimentación al trabajador o a su familia, en restaurantes propios del empleador o de terceros.

 

2. El pago de los costos que cobren al empleador, terceros que operen los restaurantes, en los cuales se suministre la alimentación al trabajador o a su familia.

 

3. El pago de los costos de las comidas preparadas que adquiera el empleador, de empresas especializadas en tal suministro, con destino al trabajador o a su familia.

 

4. La entrega al trabajador, de vales o tiquetes para la adquisición de alimentos para éste o para su familia.

 

PAR. 1º.— Para que procedan los beneficios a través del mecanismo de vales o tiquetes para la adquisición de alimentos para el trabajador o su familia, a que se refiere el numeral 4º del presente artículo, es necesario que se cumplan los siguientes requisitos:

 

a) El administrador de los vales o tiquetes debe ser una empresa distinta de la que otorga el beneficio a sus trabajadores y (...)**;

 

b) Declarado nulo *.

 

c) Los vales o tiquetes deben indicar el nombre o razón social, NIT, dirección y teléfono de la empresa que los administra, así como el nombre o razón social y NIT del patrono que los adquiere.

 

PAR. 2º.— Para efectos de la procedencia del costo o la deducción en cabeza de los empleadores, y para efectos del suministro de informaciones tributarias, en el caso de los vales o tiquetes para la adquisición de alimentos, cuya cuantía mensual en cabeza de un trabajador no exceda  de dos (2)  salarios  mínimos mensuales  (hoy 41 UVT), bastará con suministrar la identificación tributaria de la empresa administradora de los respectivos vales o tiquetes, y el monto total de los pagos realizados a ésta durante el respectivo año, con el número de trabajadores a los que se les entregaron los vales o tiquetes.

 

El pago mensual a través de vales o tiquetes, que exceda  de dos (2)  salarios  mínimos mensuales (hoy 41 UVT) en cabeza de un trabajador, deberá registrarse como ingreso del trabajador, sometido a retención en la fuente por ingresos laborales.

 

PAR. 3º.— Las empresas administradoras de vales o tiquetes para la adquisición de alimentos, deberán suministrar anualmente, en los formatos que establezca la DIAN, la identificación tributaria de los terceros beneficiarios de los ingresos, en cuyos establecimientos de comercio fueron utilizados o consumidos los respectivos vales o tiquetes, con indicación del valor total de éstos, durante el año gravable anterior.***

 

PAR. 4º.— Declarado nulo.

 

NOTA *: Este literal consagraba que “la empresa que administra, comercializa, distribuye y reembolsa los vales o tiquetes debe tener esta actividad como su objeto social principal” y, el parágrafo ordenaba que el valor de los vales o tiquetes para la adquisición de alimentos debía incluirse en el certificado de ingresos y retenciones. Este literal y parágrafo los declaró nulos el Consejo de Estado, Sección Cuarta, Sentencia de abril 14/00, Exp., 9635  C. P. Daniel Manrique Guzmán.

 

**: La expresión entre paréntesis consagraba “y de aquélla donde los mismos son utilizados o consumidos.”; ésta fue declarada nula por  el Consejo de Estado, sentencia de febrero 15 de 2002, C.P. Juan Ángel Palacio Hincapié, exp. 12076.   

 

***: El artículo 84 de la L. 788/2002 agregó como límite, además del citado en la norma, a que el salario del trabajador beneficiado no exceda de quince (15) salarios mínimos mensuales legales vigentes.


[&7383]
OPINIÓN DE LA DIAN - No debe incluirse como base del salario la parte correspondiente al factor prestacional.—  

Para efectos de dar aplicación a este artículo debemos establecer que se entiende por salario, al respecto tenemos que el artículo 127 del Código Laboral señala:

 

Constituye salario no sólo la remuneración ordinaria, fija o variable, sino todo lo que recibe el trabajador en dinero o en especie como contraprestación directa del servicio, sea cualquiera la forma o denominación que se adopte, como primas, sobresueldos, bonificaciones habituales, valor del trabajo suplementario o de las horas extras, valor del trabajo en días de descanso obligatorio, porcentajes sobre ventas y comisiones”.

 

Por su parte el artículo 307 ibídem, al referirse a la prima anual de servicios dispone que:

 

La prima anual no es salario, ni se computará como factor del salario en ningún caso”.

 

Esta prima es uno de los factores prestacionales incluidos en el monto total del salario integral, en el caso de aquellos trabajadores que pacten este sistema especial de remuneración.

 

Ahora bien en cuanto hace referencia al Salario Integral el artículo 132 del citado ordenamiento legal preceptúa:

 

“1. El empleador y el trabajador pueden convenir libremente el salario en sus diversas modalidades como por unidad de tiempo, por obra, o a destajo y por tarea, etc., pero siempre respetando el salario mínimo legal o el fijado en los pactos, convenciones colectivas y fallos arbitrales.

 

2. No obstante lo dispuesto en los artículos 13, 14, 16, 21 y 340 del Código Sustantivo del Trabajo y las normas concordantes con éstas, cuando el trabajador devengue un salario ordinario superior a diez (10) salarios mínimos legales mensuales, valdrá la estipulación escrita de un salario que además de retribuir el trabajo ordinario, compense de antemano el valor de prestaciones, recargos y beneficios tales como el correspondiente al trabajo nocturno, extraordinario o al dominical y festivo, el de primas legales, extralegales, las cesantías y sus intereses, subsidios y suministros en especie; y, en general, las que se incluyan en dicha estipulación, excepto las vacaciones.

 

En ningún caso el salario integral podrá ser inferior al monto de diez (10) salarios mínimos legales mensuales, más el factor prestacional correspondiente a la empresa que no podrá ser inferior al treinta por ciento (30%) de dicha cuantía.” (Resalto).

 

De lo anterior se deduce que cuando se pacte con los trabajadores un salario integral, este además de incluir la remuneración ordinaria también debe incluir el valor de las prestaciones sociales a las cuales se refieren los Títulos VIII y IX del Código Sustantivo de Trabajo dentro de las cuales están las primas anuales, las cesantías etc., que al tenor de lo ordenado en el artículo 132 del Código Laboral no puede ser inferior al 30% del salario base.

 

En estas condiciones considera el Despacho que para efectos de dar aplicación al artículo 387-1 del Estatuto Tributario modificado por el artículo 84 de la Ley 788 de 2002 no debe incluirse como base del salario la parte correspondiente al factor prestacional, por no ser considerado legalmente como salario”. (DIAN, Conc. 015454, marzo 26/03. Promulgado Diario Oficial No. 45.150 del 6 de abril de 2003).

015454


[&7384]
OPINIÓN DE LA DIAN - No debe incluirse como base del salario la parte correspondiente al factor prestacional.—  

“El salario integral, además de retribuir el trabajo ordinario, compensa el valor de prestaciones, recargos y beneficios tales como lo correspondiente al trabajo nocturno, extraordinario o al dominical y festivo, las primas legales y extralegales, las cesantías y sus intereses, subsidios y suministros en especie; y, en general, las que se incluyan en dicha estipulación, excepto las vacaciones.

 

De tal manera que si la sumatoria de los pagos de carácter salarial no superan los 15 salarios mínimos mensuales legales vigentes, los pagos que efectúe el empleador en los términos del artículo 387-1 del Estatuto Tributario estarán sometidos a retención en la fuente en cabeza del tercero beneficiario del pago. En caso contrario formarán parte de la base de retención en la fuente por concepto de salarios en cabeza del trabajador. (...)

 

Como las prestaciones sociales de que tratan los títulos VIII y IX del Código Sustantivo del Trabajo no son salario de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 128 de este Código, pues no retribuyen directamente los servicios prestados por los trabajadores, sino que cubren los riesgos o necesidades de ellos, consideramos que los valores cancelados por estos conceptos no deben ser tenidos en cuenta para establecer el monto de los 15 salarios mínimos a que nos hemos referido.

 

Lo anterior no implica que no estén sometidos a retención en la fuente, pues todos los ingresos provenientes de una relación laboral o legal y reglamentaria están sometidos a retención en la fuente salvo los que estén expresamente exceptuados por el artículo 206 del Estatuto Tributario”. (DIAN, Conc. No. 039645, jul. 09/03. Promulgado Diario Oficial No. 45.257 del 23 de julio de 2003)

039645


Anterior           Siguiente
CONTÁCTENOSAVISO LEGAL
(+ 57 1 ) 3170403 ext. 118
Calle 75 No. 8 –29 Bogotá D.C. – Colombia
Todos los Derechos Reservados 2009
© TALLER JURÍDICO S.A.S.